EL CONCIERTO

En el siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII - período barroco- tiene una muy significativa importancia la evolución de la música instrumental Se consolidan los géneros musicales autónomos y se separaran definitivamente de las técnicas vocales; se amplía el domino de la forma con la preparación del concierto y la sonata, y la expresión aparece engrandecida por diversidad de influencias. Entre los instrumentos más utilizados estaban el clavicordio o clavecín o clavicémbalo y la viola gamba.

La música barroca presenta características externas comunes, entre ellas la cualidad más sobresaliente es la presencia del bajo continuo o bajo cifrado. Este bajo continuo es la consecuencia de la característica esencial de la música barroca, que es su independencia de la antigua polifonía en beneficio de la monodia acompañada que tiende a lo instrumental.

Vemos que la música barroca o de estilo concertante, en sus albores tuvo la figura de Monteverdi y al genial Juan Sebastián Bach hacia el final del período; esta etapa sentó las bases para el desarrollo de la música occidental de los tres siglos siguientes.